Archivo de la categoría: Actitudes positivas.

EL MUNDO LABORAL Y EL LENGUAJE POSITIVO.

Si se quieren resultados positivos, todo debe enfocarse hacia la mejora, el compañerismo, y el uso del lenguaje adecuado para ello.

La comunicación es la base de todo intercambio interpersonal y dentro del mundo laboral todos nos comunicamos a diario.

Siguiendo las investigaciones de LUIS CASTELLANOS y sus compañeros, hacemos eco de sus indicaciones porque nos resultan muy adecuadas para la mejora laboral: “Habitar cada palabra”, vivirla, sentirla, darle total sentido para expresarnos; hace que con ello nuestro entorno se transforme en algo más palpable y sincero.

Si cuidas de tu lenguaje, tu lenguaje cuidará de ti”.

Esto se traduce en un ambiente empresarial más directo y versátil, en donde decir las cosas claras (sin ofensas) mueve los mercados hacia un renovado paradigma con una herramienta con la que todos contamos: el lenguaje positivo.

Interpretar el sentir de cada palabra, con sus consecuencias, para bien o mal, hace que todo se vuelva directo y claro. No se trata de “buenismo”, sino de manifestar con respeto y sensibilidad lo que se pretende; sabiendo decir NO y SÍ a tiempo, desde un punto personal profesional.

Si nos propiciamos un leguaje más adecuado, las situaciones se vuelven más adecuadas. No solo hay que adecuarse a las circunstancias, también la forma en la que nos expresamos nos ayuda a amoldarnos a las personas que nos rodean en el ámbito laboral.

CLIMA LABORAL: la clave del éxito empresarial.

Por muchos recursos materiales que tenga una empresa, si no hay un buen ambiente en el que poder trabajar, no hay nada. Es más, con muy poco, si se aprovechan los instrumentos al alcance, se pueden hacer maravillas, ahorrando tiempo y consecuentemente dinero.

Cuando una persona trabaja dentro de un clima laboral adecuado, pudiendo ser ella misma en sus facetas profesionales y sin dejarse afectar por presiones externas de compañeros descontentos con su situación, este estado se transmite, se contagia sanamente, llegando al punto de la excelencia.

¿Cómo lograr un buen clima laboral?

Evitar la afección de “quejitis” es fundamental. Las quejas no son constructivas y queman a cualquiera si no van aderezadas de soluciones.

Aportar soluciones es un aspecto importante a fomentar y el uso de herramientas para comunicar sugerencias de mejora es vital a nivel interno de la compañía, igual que se hace a nivel externo con los clientes de la misma.

No hay personas tóxicas en el trabajo, si no se permiten situaciones tóxicas dentro de las labores diarias. Cuando un proceso está mal planificado o gestionado, puede llegar a alterar a las personas que constantemente deben desempeñarlas. Para evitar estas situaciones, es más que recomendable alternar funciones y preguntar a cada responsable sobre las distintas experiencias realizadas en los distintos departamentos.

La monotonía laboral es fuente de decepción para toda persona, por lo que dar aire fresco de vez en cuando, plantear el reto de ocupar otras actividades al menos una vez en semana, es fuente de nuevos resultados.

La productividad laboral y el clima adecuado están tan relacionados que se funden para dar lugar a expectativas inesperadas de mejora.

A nivel profesional, está en tu mano fomentar un buen clima laboral.

La mejor forma de ayudar a tu empresa es ayudarte a ti mismo, impulsando pautas adecuadas en relación a tus tareas diarias.

Tanto saber preguntar a tiempo, como saber solicitar, como delegar y confiar en el equipo, es clave.

No hagas lo que no quieres que te hagan. Piensa siempre esta frase al dirigirte a un compañero, ya sea igual, superior o inferior a ti en categoría laboral. La vida profesional da muchas vueltas y, por ello, siempre hace falta tener a todos los compañeros en relación adecuada. Un resultado depende del proceso y hasta los más pequeños detalles cobran sentido si no se realizan bien y a la primera. Esto es sinónimo de profesionalidad y buen ambiente de trabajo.

En situaciones tediosas o delicadas, hay que saber ver lo bueno y descartar lo malo. Ser tajante para bien es impulsar para mejorar en equipo, y ser tajante para frenar errores es muchas veces promover cambios aún más favorables.

Manifestar los problemas es el primer paso para poder ponerle solución.

Una empresa con un buen clima laboral, es una empresa que se comunica con todos sus empleados y a su vez permite que estos socialicen en pro de convertir las problemáticas en soluciones afines.

Si en tu puesto de trabajo te sientes a gusto, tienes un tesoro muy valioso cada día, tu empresa. Vela por ello, disfrútalo y refuérzalo, para que se perpetúe al máximo.

WORKPINION te facilita opinar sobre tu empresa aportando mejoras.

Dar voz de calidad a los empleados es un factor que se potencia gracias a WORKPINION.

Os presentamos esta iniciativa dentro del ámbito laboral, de la mano de la emprendedora, Petra Mestre.

Ella impulsa que la ÉTICA LABORAL sea accesible, inclusiva y transparente; por lo que desde FOVhecho nos congratula apoyarla. Como verás, lo reflejamos en nuestra página web con un enlace directo a su plataforma workpinion.com

¿Qué puedes hacer en WORKPINION?

  • Como empleado y de forma anónima puedes calificar a la empresa en la que trabajas de forma favorable, o no; APORTANDO LAS SOLUCIONES que consideras óptimas para la mejora de la situación laboral que te impulsa a comentarlo dentro de la plataforma.
  • Como empresa puedes conocer el CLIMA LABORAL en torno a las valoraciones que se realizan por parte de los trabajadores, con el ánimo de ser una empresa con un alto ranking en valoraciones positivas de tus empleados.

No todo son números, no todo son aspectos cuantitativos económicos a la hora de conocer si una empresa está creando FELICIDAD para sus trabajadores.

Los factores cualitativos son muy importantes, porque aportan el verdadero valor ético de permanecer o no en la empresa; en función de las condiciones que se presentan cuando llegas a ella. Tener unas referencias cualitativas a la hora de decidir si aceptar una oferta de empleo, o no, puede ser útil cuando existen dudas al respecto.

Te invitamos a que conozcas WORKPINION por ti mismo, que descubras el gran potencial sociolaboral que aporta; para que trabajar sea cada vez mejor y en óptimas condiciones.

LA PIRÁMIDE DE MASLOW Y SU RELACIÓN CON LOS PÚBLICOS OBJETIVOS DEL MERCADO LABORAL ACTUAL: Visión FOVhecho.

En ocasiones una persona no conoce lo que es estar en situación de desempleo, y puede verse involucrada en trabajar para subsanarlo. Solucionar esta problemática es motivo de sugerencia y considerando la base de una pirámide en dirección de abajo hacia arriba, la comunicación debería fluir para unir a todas las personas que se ven afectadas e involucradas dentro del Mercado Laboral.

Puede considerarse que los DESEMPLEADOS comuniquen con soltura su experiencia y aporten soluciones que, si no son vividas, no son detectadas.

Considerando la Pirámide de Necesidades de Maslow, establecemos una cuestión importante:

¿Están cubiertas las necesidades fisiológicas de los desempleados?

Bajo esta pregunta y sin poder contar con apoyos familiares, la realidad es que NO; no se puede vivir sin un trabajo.

Subiendo de abajo hacia arriba por la pirámide de necesidades, nos encontramos con los TRABAJADORES EN ACTIVO que, actualmente, pierden la necesidad de seguridad; que es el motor que les motiva y sustenta a la hora de trabajar.

Si seguimos subiendo, en las agrupaciones de personas en EMPRESAS, no se da la afiliación social suficiente como para garantizar los 2 estados inferiores de la base de la pirámide.

Al continuar hacia arriba nos encontramos con la ADMINISTRACIÓN PÚBLICA, que debería de tener más consideración y reconocimiento a todas las empresas, trabajadores en activo y desempleados porque se esfuerzan por sustentar el mercado laboral; en muchas ocasiones no planificado y previsto a priori porque al fallar la base de la pirámide, es difícil poder llegar a la cima, al éxito.

La cúspide de la pirámide es la autorrealización, TU ENFOQUE al respecto del paradigma que deseamos mejorar a corto plazo dentro del Mercado Laboral actual y que acabamos de resumir; porque todos somos FOV (Fin Objetivo Valorable).

NUNCA SUBESTIMES A NADIE (Por José María Moreno Alconchel)

“Todo lo que nos rodea es competencia. No se debe subestimar a nadie, porque empresas muy grandes han caído” Amancio Ortega.

A lo largo de la vida, debes enfrentar situaciones en las que, a priori, partes con ventaja para superarlas. En ocasiones, puede que tus alternativas dependan de las acciones de terceras personas, del mismo modo que las suyas pueden pasar por tus manos. En otras, el resultado solo depende de ti.

Tanto si disfrutas del deporte profesional como si no, seguramente habrás visto u oído, que de vez en cuando un deportista o equipo de primer nivel, es derrotado por un rival de menor categoría. Esto ocurre en todos los ámbitos (deportivo, político, empresarial, judicial, conflicto bélico…), pues cuando subestimas el potencial de tu rival, solamente te fijas en sus supuestas debilidades y no reparas en sus fortalezas.

Tampoco debes subestimar a las personas con las que puedes colaborar, porque por muy bien que sepas hacer ciertas cosas, hay personas que están más preparadas que tú para otras, así que ayuda y déjate ayudar.

Hace poco más de una década, había una marca de telefonía móvil que triunfaba en el mercado mundial, cuyo nombre era NOKIA. Sin embargo, la salida al mercado del primer iPhone de Apple en 2007, obligaba a realizar cambios para adaptarse a la nueva demanda. Un año más tarde, Google lanzó el sistema operativo Android, pero NOKIA no aprovechó la oportunidad que otros fabricantes de móviles acogieron. Sin Android en sus teléfonos, NOKIA fue superada por sus competidores hasta su desaparición.

Cuando subestimas a tu competencia o rival, el resultado que obtienes es peor que si reconoces su verdadero potencial. Del mismo modo, no debes sobrevalorar a tu contrincante, pues si lo haces, es posible que dejes escapar una sorprendente victoria.

Y si es a ti a quien subestiman… Aprovéchalo y TOMA VENTAJA.

SER VISIBLE EN LINKEDIN (Por José María Moreno Alconchel)

“Sólo hay una manera de evitar la crítica: no hacer nada, no decir nada, y no ser nada” Aristóteles

Desde hace unos años, LinkedIn es la mayor red social profesional a nivel mundial. Su abultado y creciente número de usuarios y su orientación hacia trabajadores, emprendedores y empresas, convierte a esta plataforma en una excelente alternativa para encontrar empleo, clientes y oportunidades de negocio.

Dado el potencial de esta red social, existen expertos en LinkedIn que ofrecen consejos y/o servicios orientados a la creación o mejora del perfil, uso eficiente, posicionamiento, campañas de marketing, etc. Te recomiendo aprovechar sus conocimientos para mejorar tus resultados, si bien, dependiendo de tu situación económica, puedes contratar sus servicios o seguir los consejos gratuitos que encontrarás en diferentes sitios web.

Visibilidad en LinkedIn

¿Para qué ser visible? Tanto si buscas clientes, proveedores, colaboradores o empleo, necesitas que sepan que existes. Como usuario de LinkedIn que, al igual que cualquiera que lea esta publicación, con frecuencia encuentra interesantes perfiles, creo que el hecho de interactuar y el modo de hacerlo, facilita que otras personas sepan de nuestra existencia, así como que puedan formarse una primera impresión y desear conectar.

Si lo quisiéramos resumir en una fórmula, esta sería algo como V = P x I . Donde la Visibilidad, es el resultado de multiplicar tus Publicaciones (artículos, post, comentarios) por el Impacto de estas. Obviamente hay otras formas de darse a conocer, pero esta es bastante efectiva.

¿Y cómo se logra un gran impacto? Cuanto más interese el tema que trates y más contactos tengas, más posible será que se recomiende y comparta, permitiéndote llegar a más gente. Cuanto más interactúes, más probabilidades tendrás de lograr que alguna de tus participaciones llegue a las personas que te interesa contactar.

Sin embargo, debes tener en cuenta que se te relacionará con los temas en los que participas por lo que, dependiendo de tus intereses, hay contenidos que te convienen más que otros.

¿Mi consejo? Anímate y… ¡PARTICIPA!

UNA Y OTRA VEZ (Por José María Moreno Alconchel)

05,30 Suena el despertador (se me olvidó retrasarlo). Aún tengo sueño pues me dormí tarde.

06,45 ¡Me acabo de despertar! Compruebo la hora… si no me doy prisa no podré desayunar antes de llevar a mi hija al cole.

07,30 Enciendo el móvil y de un sorbo me termino el café. No me da tiempo a mirarlo, tengo que conducir para que la niña no llegue tarde.

08,15 Regreso a casa. Miro el correo electrónico, me echo unas risas con algunos de los whatsapp que me enviaron. Comparto los más divertidos. Reviso mis redes sociales, hoy en día te pueden abrir las puertas de un futuro trabajo. Compruebo los mensajes de LinkedIn y leo algunos artículos. Llevo una semana prometiéndome que voy a subir algún post, pero más de un mes sin publicar. Tras escribir unos cuantos comentarios, me doy cuenta de que ya son las 10.

10,10 Hago algunas de las tareas del hogar antes de iniciar mi búsqueda diaria de ofertas de empleo. Es más fácil inscribirse online y en poco tiempo te puedes apuntar a infinitas ofertas. No hay muchas novedades y casi todo son trabajos mal pagados y con demasiados aspirantes. El día anterior estuve buscando ejercicios para mantenerme en forma sin salir de casa. Hoy me saltan anuncios de ropa deportiva, aparatos para hacer gimnasia y descuentos para varios gimnasios. Es increíble la diferencia de precios entre unos y otros. Busco comparativas para entender las diferencias y compruebo que en algunos tienen piscina, spa y sauna. Cuando trabajaba no tenía tiempo de hacer ejercicio, ahora tengo menos ingresos pero más tiempo. Hablando del tiempo, entre unas cosas y otras ¡se me ha ido la mañana!

Cuando hace seis meses perdí el empleo, decidí aprovechar el tiempo haciendo grandes cosas. Ahora siento que se me escapan los segundos, los minutos, las horas y los días.

14,30 Mi pareja acaba de venir con la niña. Comemos. Entre los dos tardamos poco en recoger la mesa y la cocina. Apetece un momento de relajación en el sofá viendo un poco de tele. El cansancio me ha vencido.

17,40 Me despierto de una reparadora siesta. Me pongo a leer un libro, ya que dicen que la lectura es buena para mantener la mente despierta. Con todos en casa resulta difícil concentrarse. La niña tiene algunas dudas con las matemáticas y trato de explicárselas lo mejor que sé.

20,30 Hago unas cuantas llamadas para mantenerme en contacto con las personas que aprecio. También llamo a mis padres, pues se preocupan por mi situación. Después de cenar me planteo si realmente he aprovechado al máximo este día.

22,15 He decidido que mañana me levantaré temprano para tener más tiempo.

23,40 Estoy viendo un programa muy entretenido y me quedaré hasta que termine. Tampoco pasa nada si un día me levanto un poco más tarde.

Aclara tus objetivos

Si quieres alcanzar un objetivo, debes tener claros los motivos que te impulsarán a conseguirlo. Sin la motivación adecuada, tus días se repetirán una y otra vez, y te sentirás atrapad@ en una rueda de ratón. No dejes que cada día sea una copia del anterior, y no permitas que el miedo al fracaso te impida lograr tus sueños.

No te paralices analizando la situación. Establece las acciones mínimas que realizarás cada día, cumple los horarios que previamente hayas establecido y no te relajes hasta completar tus objetivos diarios.

La clave del éxito está en tus manos.