Todas las entradas de: FRAN

NUNCA SUBESTIMES A NADIE (Por José María Moreno Alconchel)

“Todo lo que nos rodea es competencia. No se debe subestimar a nadie, porque empresas muy grandes han caído” Amancio Ortega.

A lo largo de la vida, debes enfrentar situaciones en las que, a priori, partes con ventaja para superarlas. En ocasiones, puede que tus alternativas dependan de las acciones de terceras personas, del mismo modo que las suyas pueden pasar por tus manos. En otras, el resultado solo depende de ti.

Tanto si disfrutas del deporte profesional como si no, seguramente habrás visto u oído, que de vez en cuando un deportista o equipo de primer nivel, es derrotado por un rival de menor categoría. Esto ocurre en todos los ámbitos (deportivo, político, empresarial, judicial, conflicto bélico…), pues cuando subestimas el potencial de tu rival, solamente te fijas en sus supuestas debilidades y no reparas en sus fortalezas.

Tampoco debes subestimar a las personas con las que puedes colaborar, porque por muy bien que sepas hacer ciertas cosas, hay personas que están más preparadas que tú para otras, así que ayuda y déjate ayudar.

Hace poco más de una década, había una marca de telefonía móvil que triunfaba en el mercado mundial, cuyo nombre era NOKIA. Sin embargo, la salida al mercado del primer iPhone de Apple en 2007, obligaba a realizar cambios para adaptarse a la nueva demanda. Un año más tarde, Google lanzó el sistema operativo Android, pero NOKIA no aprovechó la oportunidad que otros fabricantes de móviles acogieron. Sin Android en sus teléfonos, NOKIA fue superada por sus competidores hasta su desaparición.

Cuando subestimas a tu competencia o rival, el resultado que obtienes es peor que si reconoces su verdadero potencial. Del mismo modo, no debes sobrevalorar a tu contrincante, pues si lo haces, es posible que dejes escapar una sorprendente victoria.

Y si es a ti a quien subestiman… Aprovéchalo y TOMA VENTAJA.

SER VISIBLE EN LINKEDIN (Por José María Moreno Alconchel)

“Sólo hay una manera de evitar la crítica: no hacer nada, no decir nada, y no ser nada” Aristóteles

Desde hace unos años, LinkedIn es la mayor red social profesional a nivel mundial. Su abultado y creciente número de usuarios y su orientación hacia trabajadores, emprendedores y empresas, convierte a esta plataforma en una excelente alternativa para encontrar empleo, clientes y oportunidades de negocio.

Dado el potencial de esta red social, existen expertos en LinkedIn que ofrecen consejos y/o servicios orientados a la creación o mejora del perfil, uso eficiente, posicionamiento, campañas de marketing, etc. Te recomiendo aprovechar sus conocimientos para mejorar tus resultados, si bien, dependiendo de tu situación económica, puedes contratar sus servicios o seguir los consejos gratuitos que encontrarás en diferentes sitios web.

Visibilidad en LinkedIn

¿Para qué ser visible? Tanto si buscas clientes, proveedores, colaboradores o empleo, necesitas que sepan que existes. Como usuario de LinkedIn que, al igual que cualquiera que lea esta publicación, con frecuencia encuentra interesantes perfiles, creo que el hecho de interactuar y el modo de hacerlo, facilita que otras personas sepan de nuestra existencia, así como que puedan formarse una primera impresión y desear conectar.

Si lo quisiéramos resumir en una fórmula, esta sería algo como V = P x I . Donde la Visibilidad, es el resultado de multiplicar tus Publicaciones (artículos, post, comentarios) por el Impacto de estas. Obviamente hay otras formas de darse a conocer, pero esta es bastante efectiva.

¿Y cómo se logra un gran impacto? Cuanto más interese el tema que trates y más contactos tengas, más posible será que se recomiende y comparta, permitiéndote llegar a más gente. Cuanto más interactúes, más probabilidades tendrás de lograr que alguna de tus participaciones llegue a las personas que te interesa contactar.

Sin embargo, debes tener en cuenta que se te relacionará con los temas en los que participas por lo que, dependiendo de tus intereses, hay contenidos que te convienen más que otros.

¿Mi consejo? Anímate y… ¡PARTICIPA!

UNA Y OTRA VEZ (Por José María Moreno Alconchel)

05,30 Suena el despertador (se me olvidó retrasarlo). Aún tengo sueño pues me dormí tarde.

06,45 ¡Me acabo de despertar! Compruebo la hora… si no me doy prisa no podré desayunar antes de llevar a mi hija al cole.

07,30 Enciendo el móvil y de un sorbo me termino el café. No me da tiempo a mirarlo, tengo que conducir para que la niña no llegue tarde.

08,15 Regreso a casa. Miro el correo electrónico, me echo unas risas con algunos de los whatsapp que me enviaron. Comparto los más divertidos. Reviso mis redes sociales, hoy en día te pueden abrir las puertas de un futuro trabajo. Compruebo los mensajes de LinkedIn y leo algunos artículos. Llevo una semana prometiéndome que voy a subir algún post, pero más de un mes sin publicar. Tras escribir unos cuantos comentarios, me doy cuenta de que ya son las 10.

10,10 Hago algunas de las tareas del hogar antes de iniciar mi búsqueda diaria de ofertas de empleo. Es más fácil inscribirse online y en poco tiempo te puedes apuntar a infinitas ofertas. No hay muchas novedades y casi todo son trabajos mal pagados y con demasiados aspirantes. El día anterior estuve buscando ejercicios para mantenerme en forma sin salir de casa. Hoy me saltan anuncios de ropa deportiva, aparatos para hacer gimnasia y descuentos para varios gimnasios. Es increíble la diferencia de precios entre unos y otros. Busco comparativas para entender las diferencias y compruebo que en algunos tienen piscina, spa y sauna. Cuando trabajaba no tenía tiempo de hacer ejercicio, ahora tengo menos ingresos pero más tiempo. Hablando del tiempo, entre unas cosas y otras ¡se me ha ido la mañana!

Cuando hace seis meses perdí el empleo, decidí aprovechar el tiempo haciendo grandes cosas. Ahora siento que se me escapan los segundos, los minutos, las horas y los días.

14,30 Mi pareja acaba de venir con la niña. Comemos. Entre los dos tardamos poco en recoger la mesa y la cocina. Apetece un momento de relajación en el sofá viendo un poco de tele. El cansancio me ha vencido.

17,40 Me despierto de una reparadora siesta. Me pongo a leer un libro, ya que dicen que la lectura es buena para mantener la mente despierta. Con todos en casa resulta difícil concentrarse. La niña tiene algunas dudas con las matemáticas y trato de explicárselas lo mejor que sé.

20,30 Hago unas cuantas llamadas para mantenerme en contacto con las personas que aprecio. También llamo a mis padres, pues se preocupan por mi situación. Después de cenar me planteo si realmente he aprovechado al máximo este día.

22,15 He decidido que mañana me levantaré temprano para tener más tiempo.

23,40 Estoy viendo un programa muy entretenido y me quedaré hasta que termine. Tampoco pasa nada si un día me levanto un poco más tarde.

Aclara tus objetivos

Si quieres alcanzar un objetivo, debes tener claros los motivos que te impulsarán a conseguirlo. Sin la motivación adecuada, tus días se repetirán una y otra vez, y te sentirás atrapad@ en una rueda de ratón. No dejes que cada día sea una copia del anterior, y no permitas que el miedo al fracaso te impida lograr tus sueños.

No te paralices analizando la situación. Establece las acciones mínimas que realizarás cada día, cumple los horarios que previamente hayas establecido y no te relajes hasta completar tus objetivos diarios.

La clave del éxito está en tus manos.

Modelos de gestión. (por francisco josé caneda iglesias).

https://www.linkedin.com/in/fjcaneda/

Modelos de gestión dentro de la empresa, de organización de equipos y procesos productivos existen muchos y muy variados, cada uno con sus pros y sus contras dependiendo del tipo de organización, modelo productivo, etc. Algunos de los más extendidos los podemos ver en este enlace. Pero hoy no voy a hablar de sus características, ni siquiera a discutir cual es mejor o peor, ya que, en cada organización, encajará mejor uno u otro. Me gustaría hablar de lo que a mi entender falla en el proceso de implantación de estos modelos.

Cuando se implanta uno de estos modelos en la empresa, nunca, o muy pocas veces se tiene en cuenta en la integración de las personas en el modelo. ¿Por qué? Porque se piensa en implantar primero el modelo, para que luego las personas se adapten a él. En un principio parece lógico, ya que estos modelos están pensados simplemente para llevar un orden en el trabajo diario de la organización y optimizar sus procesos en general.

En este artículo se propone un cambio en el foco; en lugar de que las personas se adapten al modelo, adaptemos el modelo a las personas; esto daría más dinamismo y beneficios evidentes a medio-largo plazo en la organización y eliminaría la rigidez impuesta por los modelos actuales. Si ponemos a la persona en el centro de los modelos, esto repercutiría de forma positiva, propiciando que las personas que forman parte de los equipos y de la organización se puedan sentir más realizadas. Por consiguiente, se conseguiría gente más comprometida con la organización y sus objetivos, consiguiendo la doble finalidad de tener equipos realmente involucrados y aumentar la reputación de la organización cara al exterior; lo que repercutiría en sus beneficios a posteriori .

Debemos darnos cuenta, como mencionaba en el párrafo anterior, que la organización está compuesta por personas; y los equipos de trabajo involucrados en esta organización también están compuestos por personas. Al fin y al cabo, todo se reduce a tratar con personas; que, dependiendo de su grado de implicación, tienen el poder de llevar a la organización a conseguir sus objetivos, tanto económicos, como de cualquier otra índole,

Cierto es que esto no es un objetivo fácil de conseguir, necesitaríamos de gente que apueste por las personas. Las personas responsables de dirigir esos equipos, en cualquier ámbito, necesitarían ser gente empática, que sepan tratar con sus equipos, motivarlos y en resumen preocuparse por ellos.

Respecto a este dinamismo necesario para adaptar modelos a personas, bastaría en un principio olvidar esas rigideces a las que estamos acostumbrados, y evaluar distintas formas, modelos o coger lo mejor de cada uno; trabajar más dinámicamente en este aspecto olvidándonos de esa rigidez que nos impone cada uno de estos modelos concretos; ya que en un equipo u organización cada persona es diferente. Unas se adaptarán mejor que otras a ciertos modos de hacer las cosas, todos con su personalidad y sus pros y sus contras. En resumen, consistiría en buscar fórmulas en las que todas las personas se puedan sentir implicadas en los procesos y sentirse valoradas, como que forman parte de algo. Si esto se consigue, quizás consigamos que los profesionales en cada organización puedan sentir esta como suya, como parte de ellos mismos o como un todo, con todos los beneficios que esto supondría para todas las partes implicadas.

PODER SIN CONTROL (por José María Moreno Alconchel)

https://www.linkedin.com/in/moralconchel

“El poder tiende a corromper y el poder absoluto corrompe absolutamente” Lord Acton.

La anterior frase, conocida como “dictum de Acton” (1887), pretendía señalar la necesidad de juzgar a quienes ostentaban el poder en aquella época, dada la íntima relación que existía entre este y la corrupción. Cuanto menos, resulta interesante que más de un siglo después, aún no se permita que la justicia pueda aplicarse a todos por igual.

Dejando a un lado a quienes se debe juzgar, en mi opinión el poder ayuda a potenciar lo que somos, por lo que las personas egoístas se corromperán, del mismo modo que las altruistas multiplicarán su ayuda a los demás. Dicho de otro modo, por mucho que lo desee, nadie puede robar lo que no está a su alcance, como nadie puede dar aquello que no tiene.

Poder en las empresas

En este artículo no voy a hablar de política, sino que me centraré en el ámbito laboral y la situación en las empresas, donde lamentablemente existen personas que parecen disfrutar, abusando de la situación de necesidad de sus semejantes. Personas que aprovechan el poder para hacer lo que les da la gana, actuando al margen de la legalidad y vulnerando los derechos mínimos que la ley reconoce a l@s trabajadores/as que tienen a sus órdenes.

Las empresas deben velar por los intereses de su personal, del mismo modo que protegen los intereses de sus clientes. Su obligación es evitar que se quebrante la legislación laboral y tomar las medidas que sean necesarias. Si desde la empresa no se corrigen las malas praxis de sus emplead@s, será corresponsable de lo que sucede y podrá sufrir las consecuencias negativas, derivadas de las sanciones legales que se le impongan, así como el daño a su imagen corporativa.

¿Por qué no hay más control?

Creo que en las empresas donde ocurren estos hechos repugnantes, no se valora el rendimiento de una plantilla motivada y se piensa que, con rigidez y presión, el personal va a dar lo mejor de sí. Esto unido a la escasez de denuncias, puede crear la sensación de que todo vale. Gran error que puede costar caro, pues el número de denuncias crecerá progresivamente gracias a la facilidad de acceder a toda la información al respecto que circula en la red.

Un trabajador subió a Internet un audio, en el que se oye a su encargado hablarle con desprecio. El encargado fue despedido. Si no fuese por la grabación, ¿qué crees que habría pasado?

No perdamos la esperanza, pues se está incrementando el número de compañías que consideran más productivo apostar por el bienestar del personal. Que este modelo de empresas triunfe está en nuestras manos, pues en mayor o menor medida, todos decidimos qué productos o servicios compramos.